To top
6 Sep

México: Arte y Moda

Por: Yaraví Álvarez Hidalgo Antropóloga de la UAEM

Los rincones de las ciudades del mundo son las expresiones más patentes de las concentraciones humanas.

México representa un abanico de manifestaciones culturales, impactando considerablemente con su estilo artístico. A principios del siglo XX, México pasaba por un período de cambios radicales a causa de la Revolución Mexicana, esto generó una nueva forma de expresión que buscaba la emancipación social. Esta manifestación artística sería llamada “Muralismo Mexicano”. El inicio del movimiento va de la mano con la creación del Sindicato de Obreros. Se unen pintores y escultores como revolucionarios mexicanos.

Tras el periodo de gobierno de Álvaro Obregón en 1921, José Vasconcelos, Secretario de Educación impulsa el arte en este periodo, ya que de dedicó a convocar a pintores e intelectuales para buscar una alternativa con el fin de instruir a la población. A través de esta búsqueda de impulsar el arte, surgen tres artistas emblemáticos llamados “Los tres grandes: Diego Rivera, José Clemente Orozco y David Alfaro Siqueiros.” Aunque el muralismo mexicano surgió en la Revolución Mexicana, no es hasta la década de los años 20 que comienza a ser percibido como un arte.

Muralismo en México

El muralismo mexicano va totalmente de la mano de la ideología político-social. Bajo el contexto de esta época, se consideraba como un movimiento artístico con ideología de izquierda. En su origen encontramos una fuerte alianza con los sentimientos de identidad y pertenencia nacional, fomentándose el sentimiento de unión del pueblo mexicano y de amor a la patria.

En este periodo histórico, el 90 % de la población mexicana era analfabeta, motivo que determinó que el Secretario de Educación Pública de México, José Vasconcelos apoyará y patrocinará al que se considera el padre del muralismo mexicano, el profesor Atl Gerardo Murillo, pintor y escritor mexicano, becado por Porfirio Díaz como estudiante de pintura. Se le apodó “Atl” de la lengua náhuatl, en la que significa “agua”. En 1903, trajo consigo un gran entusiasmo por la pintura renacentista, el neoimpresionismo y el fauvismo. Comenzó a impartir clases en la Academia de San Carlos de la ciudad de México, donde tuvo como alumnos a Diego Rivera, David Alfaro Siqueiros y José Clemente Orozco.

José Clemente Orozco, artista jalisciense dedicó los años de 1937 a 1939 para realizar uno de los conjuntos pictóricos más completos de su obra como muralista y sin duda, uno de los más destacados de ese movimiento plástico en México. Capilla del Hospicio Cabañas. Ganador del premio Nacional de las Ciencias y el Arte en 1964.

Renau y el muralismo en el exilio: diálogos con Siqueiros muestra a dos grandes de las vanguardias española y mexicana | Prensa INBA - Instituto Nacional de Bellas Artes | Artes Visuales

David Alfaro Siqueiros, Destacó por el ser más arriesgado de los muralistas al nivel estético y técnico, ya que no se limitó al fresco. Por el contrario, investigó el uso de nuevos materiales. En 1923 fundó el Sindicato de obreros, técnicos, pintores y escultores (SOTPE).

“Repudiamos la pintura llamada de caballete y todo arte de cenáculo ultra intelectual por aristocrático y exaltamos las manifestaciones de arte monumental por ser de utilidad pública”- Manifiesto del Sindicato de obreros técnicos, pintores y escultores.




Estuvo preso 4 veces por estar en contra de los movimientos políticos de la época, siendo el fundador del Muralismo Chicano. El momento de mayor gloria artística lo espera al salir de prisión: el proyecto de pintura mural para el Polyforum de Ciudad de México. En este proyecto, producido en su etapa de mayor madurez, el artista consolida su consagración como representante de la cultura mexicana.

El ultimo de los 3 grandes es Diego María de la Concepción Juan Nepomuceno Estanislao de la Rivera y Barrientos Acosta y Rodríguez, mejor conocido como Diego Rivera. Desde muy joven viaja a París, entrando en contacto con la vanguardia y artistas como Pablo Picasso o Paul Cézanne, que lo introducen al cubismo. Se autodenomina marxista, costándole problemas en sus viajes a Nueva York al incluir el retrato de Lenin en el mural que pintó para el Rockefeller Center. Rivera reunió una impresionante colección de figuras prehispánica. El pintor concibió la idea de realizar una construcción que albergara a estas piezas y fuera, asimismo, una obra artística habitable.

Sin duda, el muralismo mexicano impacto notablemente en el arte, pues sus representantes ataron en imágenes: tradiciones, historia, ideología, rebeldía y anhelos colectivos del pasado y del presente, para compartirlo con y para el pueblo mexicano.

Frida Kahlo

Otro personaje emblemático de la historia mexicana e icono femenino reconocida en el mundo es Frida Kahlo. Magdalena Carmen Frida Kahlo Calderón fue hija de Guillermo Kahlo, fotógrafo de nacionalidad Alemana, fuente de inspiración para la artista. Frida Inició sus estudios en la prestigiosa Escuela Preparatoria de la Ciudad de México. Debido al accidente que sufrió le ocasionó múltiples lesiones en pelvis y en la columna que obligarían a la artista a someterse a más de 30 operaciones a lo largo de su vida.

La artista se rehusó a que sus obras fueran “Surrealistas”. Afirmaba que eran vivencias e imágenes oníricas, recurriendo al uso de símbolos autobiográficos. Frida Kahlo tuvo la suerte de gozar ya en vida del reconocimiento profesional de su marido Diego Rivera, así como de artistas como André Bretón, Pablo Picasso, Marcel Duchamp o Vassily Kandisnsky, que siempre le animaron a continuar pintando.

Criticada por muchos por la controversia de estilo “Naif” y admirada por otros, Frida logró impulsar el arte mexicano ante el mundo, pues el logro más significativo en sus pinturas fue el uso el lenguaje del pueblo más puro: ¡El Exvoto! -sentido religioso, sensible, básico, brutalmente honesto y lleno de fuerza, es México en su pureza e ingenuidad más entrañable, es el pueblo que se confiesa públicamente. Artistas de diversas áreas se han inspirado en ella, desde el grupo musical Coldplay con su canción “Viva la vida”, hasta en el mundo de la moda. La casa que la vio nacer y morir, es hoy en día un museo que se encuentra ubicada en la Coyoacán, Ciudad de México, lugar que alberga obras y datos, develando el universo íntimo de la artista.



Figuras femeninas en el arte mexicano 

Sin duda, México es un país cuantioso de mujeres sobresalientes en el arte, sin embargo, muchas de ellas, no son tan reconocidas. El arte y la literatura siempre han ido de la mano, y en esta ocasión, tres mujeres artistas representan muy bien esta área. Amparo Dávila y Elena Garro tienen en común la literatura. Maestras del cuento, narrativa, poemas y novelas.

“No creo en la literatura hecha a base de inteligencia pura o la sola imaginación, yo creo en la literatura vivencial, ya que esto, la vivencia, es lo que comunica a la obra la clara sensación de lo conocido, de lo ya vivido, lo que hace que la obra perdure en la memoria y en el sentimiento”

Amparo Dávila

Dávila, es una maga de la fantasía y el terror, pionera del cuento fantástico donde impuso en las letras mexicanas por su disciplina, entrega y rigor con que confeccionó sus poemas y cuentos. En 2015 recibió la Medalla Bellas Artes por sus sobresalientes aportes a la literatura de México. Por otro lado, Elena Garro se coloca entre los grandes con su publicación “Los recuerdos del porvenir”, novela que obtuvo el Premio Xavier Villaurrutia. Esposa de Octavio Paz, quien vivió envuelta de problemas socio políticos que la orillaron a trasladarse a Francia, donde permanecería refugiada junto con su hija Helena Paz. Sus obras fueron poco valoradas y silenciadas, lo que hace que fuera una escritora poco valorada hasta el día de hoy.

Finalmente, Leonora Carrington, pintora, escultora y escritora nacida en Inglaterra, pero naturalizada mexicana es celebrada por su expansivo imaginario y su trabajo plagado de composiciones oníricas. Fue en París donde Carrington se acercó al círculo surrealista de Pablo Picasso, Salvador Dalí y André Breton. En 1964 pinta un mural para el Museo Nacional de Antropología e Historia, llamado “El mundo mágico de los mayas”, del mismo modo, donó la escultura “Cocodrilo” que se encuentra en paseo Reforma, Ciudad de México.

Evidentemente estas tres mujeres tenían algo en común y es que eran artistas revolucionarias que impusieron sus propias reglas artísticas y que compartieron el arte hecho escritura, pintura y escultura.

 

El bordado

No podemos hablar de México sin mencionar sus bordados. Hablar de bordado mexicano tiene fuertes implicaciones: de historia, de identidad, de contexto, de idiomas, de barrios, de un español que no es español, es mexicano y hasta de poesía”

El arte textil es una forma que encierra el lenguaje simbólico. Este arte brinda con la calidad de sus texturas, sus colores y tramas: la vivencia tradicional. El hilar se ha considerado una labora femenina desde los orígenes de las prendas. El hilo, el tejido y los instrumentos para hacerlo son símbolos que abren y cierran los ciclos originales de un pueblo.

El rebozo es un arte original nacional. Se caracteriza por ser una tela larga y angosta con anudados y flecos en cada extremo. Rebozos clásicos y tradicional. El clásico, se hace de algodón o seda, con imágenes jaspeadas por medio del ikat, una antigua técnica. Para el bordado Yucateco, se remonta al tiempo de los antiguos mayas. El bordado más antiguo, es el punto de satín, conocido como chuuy k´ab. Sin embargo, con el paso del tiempo, se implementaron nuevas técnicas que ayudaron a agilizar la labor: la máquina de coser. Hipil: traje que ha caracterizado a la “mestiza”. El Chuuy k´ab (bordado a mano). Punto de satín Destacan brocados, gasas, y deshilados Brocado a mano y punto de cruz (xok chuuy o xokbil chuuy) Hipil: vestido rectangular cosido lateralmente, dejando libres los espacios para los brazos y con cuello cuadrado.

En un comienzo los bordados mexicanos eran sólo promovidos por mujeres. Sin embargo, se fueron incorporando los hombres de forma gradual. La cultura mexicana encontró en el arte textil un medio de comunicación muy valioso. La historia del bordado mexicano tiene origen en las comunidades indígenas, donde suelen contar plasmar las tradiciones de cada pueblo. Asimismo, una visión sobre el universo, la naturaleza y la manera de ver el mundo.

 

CURSO ONLINE

Si quieres saber más acerca del fascinante mundo de la historia del arte y la moda, no te quedes fuera e inscribete a nuestro curso de Historia del Arte y la Moda

informes vía :

https://www.instagram.com/coraline.dm/

https://www.facebook.com/CoralineSuarezDM

Coraline Suárez
No Comments

Leave a reply